Libertad de Expresión

La gente no es tonta. A veces tratan de disfrazar un acto con unos toques de democracia, pero no, no somos tontos. En este país la liberta de expresión sale cara. Muy cara.

Imagen

Veamos el caso de Pedro J. Ramírez. Un reputado periodista clásico del panorama español que recientemente ha dimitido como director del diario El Mundo tras 25 años al frente.

 

Llama poderosamente la atención esta dimisión debido a las últimas publicaciones de El Mundo en portada con referencia al caso Gürtel/Bárcenas/PP, que ya uno a estas alturas no sabe ni cómo llamarlo.

 

Todos sabemos que el diario El Mundo es un medio con una línea editorial de centro derecha, que ha estado a favor del gobierno de Aznar en su día, y de la oposición que Rajoy realizó durante los casi 8 años de gobierno de Zapatero. Se trata del segundo medio en ventas de ejemplares diarios de nuestro país, es decir, su solvencia en cuanto a la credibilidad en la ciudadanía, es manifiesta.

 

Sin embargo, en el último año, con el destape del caso de la posible financiación en B del Partido Popular, el diario El Mundo ha tocado bastante las narices al gobierno que se supone que debía apoyar en su línea editorial habitual.  En consecuencia, y tras muchas portadas sobre el mismo tema, Pedro J. Ramírez dimite como director del diario. ¿No es algo raro? ¿No parece como si el gobierno hubiera forzado esa dimisión por haber insinuado que bajo la Presidencia de Mariano Rajoy el PP estaba financiándose en B?

 

Fíjense que tenemos casos previos. El juez Garzón. Juez de acreditada solvencia en el panorama judicial español. Investigador de los crímenes contra la humanidad. Decide levantar de las tumbas a los muertos de la guerra civil española, decide investigar a la par el caso Gürtel y tachán, tachán, el gobierno disfrazado de CGPJ, supuestamente independiente, se carga al juez Garzón por prevaricación.

 

Efectivamente, estamos ante un disfraz, un disfraz de democracia donde se supone que hay libertad de expresión, donde priman los derechos humanos, donde los crímenes contra la humanidad no prescriben, pero sin embargo, nuestro gobierno, el gobierno del Partido Popular, se dedica todos los días a recordarnos que nuestras libertades son muchas, tal vez demasiadas.

 

¿Qué es eso de criticar al gobierno? ¿Qué es eso de publicar en portada del segundo diario en ventas del país algo de una financiación en B? Fuera. Pedro J. a la calle.

 

Imagino a de Cospedal y a Rajoy juntos en su despacho debatiendo el tema. Mira Mari Loli, esto no puede ser. Se acabó, voy a llamar a Gallardón y que ponga orden inmediatamente. Sí Mariano, tienes toda la razón, dile a Alberto que o pone orden o le pongo un despido en diferido pero ya.

 

Lo peor de todo, es que la gente, el pueblo, los votantes en definitiva, no son capaces de organizarse, reagruparse y definir una estrategia de contracarga hacia este tipo de actitudes que lo único que hacen es corromper nuestro sistema democrático, intentando hacernos creer que somos libres, libres para decir lo que queramos sin tener represalias en nuestros puestos de trabajo por ello. En conclusión, estamos volviendo a aquella España de Franco donde habían dos temas prohibidos, política y religión. Aquella España en la que o comulgas con el régimen o estás fuera de él. Revanchismo. Y esto señores, esto no es democracia, esto es una dictadura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s